Definiendo nuestros objetivos

Cómo escoger nuestros objetivos de la manera más eficaz

En nuestra primera publicación del blog, vamos a hablar de un tema muy importante, que podemos aplicar en distintos aspectos de nuestra vida. En este caso, nosotros lo enfocamos hacia la consecución de hábitos saludables, pero puede valernos para conseguir cualquier cosa que nos propongamos.

Cuando nos proponemos conseguir cualquier meta, es apropiado desmenuzar esta meta en pequeños objetivos. A veces, queremos conseguir las cosas de golpe y, desgraciadamente, casi siempre ha de ser de forma progresiva.

Siempre debemos saber hacia dónde emprendemos nuestro camino, no pudiendo cambiar nuestra situación si nos limitamos a quejarnos o a enfocarnos en lo que no queremos o deseamos evitar a toda costa.

Para poder plantear correctamente un objetivo, este debe cumplir una serie de requisitos:

 

1.      Formulado en positivo

Debemos enfocar nuestra mente hacia aquello que queremos conseguir, ya que nos vamos a sentir más motivados logrando un resultado positivo. Suele ser frecuente que, indirectamente y de manera automática, pensemos en aquello que queremos dejar de hacer. Pero, consiguiendo pequeños pasos y reforzándonos de manera positiva, será más fácil visualizar nuestro progreso.

2.      Realista y alcanzable

Si no es alcanzable o, por contra, muy poco desafiante, nos desmotivaremos. Tenemos que progresar de acuerdo a unas expectativas realistas y manejables que nos permitan disfrutar del camino y de los pequeños logros del día a día.

3.      Acordado, no impuesto

Nunca deben de ser objetivos que sirvan para complacer a cualquier otra persona, donde nos sintamos forzados. Nosotros somos libres de decidir cómo vivir nuestra vida, priorizando nuestra salud a ser posible.

4.      Medible o cuantificable

Si no puedes medirlo, no puedes mejorarlo. Debemos introducir hitos o marcadores temporales de éxito para ir monitorizándolo y registrando su trabajo.

5.      Personal

Si dejamos el éxito o fracaso de nuestro objetivo en manos de otros, perderemos el poder sobre nosotros mismos y nos haremos vulnerables. Guiarnos por un profesional no es lo mismo que depositar la capacidad para conseguir lo que queremos en su trabajo exclusivamente.

6.      Específico y detallado

La gran meta final ha de ser fraccionada en metas más sencillas, concretas, realistas y cercanas en el tiempo.

7.      Ecológico

Debemos pensar en las consecuencias que va a tener en el contexto de nuestra vida y de nuestras relaciones la consecución de nuestros objetivos.

 

Teniendo en cuenta todos estos puntos, el hecho de definir nuestros objetivos y resultados deseados puede resultar a veces muy complicado. Una gran ayuda será actuar como si ya hubiésemos alcanzado el estado pretendido. De esta manera, visualizándonos en la meta, la hacemos real y esa percepción nos facilita el camino a seguir cuando nos vemos perdidos. No tires la toalla, los pequeños pasos son los más importantes.

12 de julio de 2021

info@xxariasabellan.es

Calle cumbre, 11, 1º G
El Palmar (Murcia)

ARIAS ABELLÁN NUTRICIÓN - Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies - Diseña Gormática   -   Panel de control
Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Acepto Más información